SALAS DE EXPOSICIONES TEMPORALES BANCO DE LA REPÚBLICA Bogotá, Colombia

Las Salas de Exposiciones Temporales del Banco de la República, se encuentran ubicadas en el centro histórico de Bogotá, y son el complemento final de un ambicioso proyecto cultural que la entidad emprendió hace más de una década en la llamada Manzana de la Cultura. De este conjunto hacen parte: la Casa de la Moneda, una construcción del siglo XVIII, hoy destinada a albergar la colección permanente del Banco; y el Museo Botero, una casa republicana que exhibe la muestra de arte donada por el artista Fernando Botero.
El programa contemplaba la realización de dos grandes salas de exposiciones equipadas con la exigente tecnología necesaria para acceder a los circuitos internacionales de  exhibición, un auditorio para 150 personas, talleres infantiles, áreas para curaduría y restauración de obras de arte, depósitos climatizados, dos restaurantes, 140 puestos de estacionamiento subterráneos y servicios complementarios. Condicionamientos adicionales fueron la arquitectura del lugar, la rígida reglamentación del sector y la expresa solicitud del cliente para realizar un diseño donde se resaltaran las obras de arte y no la arquitectura que las contiene.

El resultado obtenido en el angosto lote entre las calles 10 y 11, es un edificio blanco, de volúmenes puros, con el cual se conformaron plazas y calles que relacionan los edificios y espacios abiertos existentes.

La primera plaza, la de acceso principal al complejo, esta ubicada en la esquina de la carrera 4ª con calle 11. Allí se demolió un área escalonada construida a mediados del siglo pasado y que servia para estacionamiento de vehículos, con el objeto de liberar la fachada lateral del Museo Botero y de conformar un espacio abierto, al cual se accede por una gran escalinata que baja desde la calle 11 hasta el nivel principal del complejo cultural. Al oriente, limitando con la carrera 4ª, un gran muro con un vano abierto hacia la iglesia de la Candelaria, resguarda la plaza. Al fondo, el umbral de acceso, un pórtico que sostiene otra plaza al nivel de la vía vehicular, es la gran antesala al corazón de la manzana, un patio interior que a principios del siglo XVIII compartían las edificaciones del arzobispado de Bogotá.

 

Hoy, a través de este patio, el mismo que existía antes de la intervención, pero completamente renovado, se puede acceder al Museo Botero, a la Casa de la Moneda, y a la "calle" cubierta del nuevo edificio de exposiciones temporales. Por esta calle de luz, se accede al auditorio, y se asciende al nivel superior, al nivel del arte. Las salas, que ocupan los pisos superiores, son dos grandes áreas rectangulares divisibles según las necesidades de montaje. Están precedidas por antesalas de su misma longitud, que miran sobre la ‘calle’ interior y a porciones de la ciudad enmarcadas por pequeñas aperturas cuadradas. Los diferentes niveles de circulación conforman el eje principal de la edificación, el cual remata en un pequeño patio –sobre la calle 10-, dedicado al silencio y la contemplación.

Como lo indicaban las premisas del proyecto el interior del edificio es un amplio espacio silencioso logrado con un mínimo de recursos formales, materiales, de detalles y de color. En el exterior una arcada y una gran puerta vertical definen la presencia contundente pero sosegada en la sucesión de patios del centro de la manzana.


" Vea la información completa de los 13 proyectos de Reeditar el Patrimonio en nuestra edición impresa"

Ficha Técnica:

Diseño arquitectónico: Arqs. Enrique Triana Uribe y Juan Carlos Rojas Iragorri;
Coordinador: Arq. Carlos Rosero Santander;
Equipo de diseño: Arq. Seir Amaya S.  y Ana Maria Sáenz;
Fotografía: Enrique Guzmán

Fecha de obra: 2004


Copyright © 2011. REVISTA ESCALA. Todos los derechos reservados.Arriba