Siguenos en:

Escala 230- Hábitat Escolar

ImprimirCorreo electrónico

 

230 Desde el inicio de la vida editorial de la Revista ESCALA, la relación entre educación y construcción del entorno ha sido fundamental en nuestra perspectiva de la arquitectura y el urbanismo. Los primeros números de la Revista, editados desde las inquietudes de una profesión con 30 años de historia en el país, partieron de un nexo entre instituciones universitarias, la Sociedad Colombiana de Arquitectos y ESCALA en torno a la educación del arquitecto para un mundo que se presentaba como reto a una perspectiva que poco a poco abandonaba el racero moderno. Se intuía la construcción de la identidad latinoamericana, desde una perspectiva del lugar, como núcleo formativo de las generaciones que darían forma construida a nuestro continente.

.

En el transcurso de los 50 años de ESCALA, tanto en el profundo nexo entre la Revista y sus lectores, como en una perspectiva de apoyo a la formación de múltiples generaciones de arquitectos, hemos encarado el reto de presentar diversas aproximaciones a la construcción del espacio para el aprendizaje, ya sea desde una visión estrictamente disciplinar o desde la revisión de lo que implica la cambiante relación entre docente y estudiante en los espacios pedagógicos.

En esta ocasión, presentamos a los lectores una aproximación que vemos enmarcada en la celebración por los 50 años de la Revista: una trilogía a la que dimos inicio con nuestro número 223 -Universidad, Ambientes de Aprendizaje-, en la que encaramos el papel de la universidad contemporánea en la administración de su planta física y la incorporación de nuevas herramientas y equipos de aprendizaje; el segundo número de esta triada, que presentamos ahora, desde una perspectiva de la formación media, que esperamos sirva de apoyo a quienes planean la construcción del ambiente educativo para los jóvenes ciudadanos de las ciudades latinoamericanas; terminaremos con el número 233, con una revisión al espacio educativo para los más pequeños, momento fundamental de construcción de la relación entre individuo y sociedad.

Los colegios que presentamos, una selección de ejemplos en los que la arquitectura contribuye a la definición del ámbito de la enseñanza, abordan tres perspectivas principales: por una parte la ampliación de la cobertura para llevar educación a mayor población a partir de nuevas infraestructuras dispersas en el territorio del país; este aumento de cobertura se relaciona con la inclusión de población vulnerable bajo diferentes circunstancias –pobreza, aislamiento geográfico, conflictos de género, etc.-; y finalmente, la propuesta de transformaciones en los espacios educativos en respuesta a las innovaciones en metodologías de aprendizaje, en el uso de herramientas pedagógicas y en las maneras de relacionarse entre estudiantes y docentes.

Nos resulta de especial interés en estos colegios, su aporte en la construcción de ciudad. A partir de su emplazamiento, algunos de ellos contribuyen a la consolidación de barrios de periferia o a la renovación de entornos deteriorados. Otros ofrecen nuevos espacios públicos que sirven de escenario de contacto y relación ciudadana entre los jóvenes y los barrios. Finalmente, la concepción y disposición de los programas de algunos colegios (especialmente los públicos) permiten la relación de las comunidades vecinas, gracias a la apertura de espacios para ser usados como bibliotecas de barrio, comedores comunitarios y espacios deportivos.

En respuesta a diversos entornos geográficos la selección de proyectos y los artículos y entrevistas que los acompañan nos dan un amplio panorama de modos de gestión, soluciones técnicas, relaciones con el entorno natural y edificado, exploraciones materiales y propuestas formales que muestran como esta tipología funcional tiene una fuerte presencia en el panorama de la arquitectura reciente en Latinoamérica. Como demostración, algunos de los proyectos presentados han recibido premios en diversos concursos y bienales recientes, y los progresos en las plantas físicas de equipamientos educativos son en la actualidad importante objeto de investigación y examen especializado.

Confiamos en que este número de ESCALA ayudará a nuestros lectores a formar una perspectiva propia sobre estas diversas maneras de construir ambientes para el aprendizaje, una forma de ver la construcción del espacio arquitectónico en la que tradicionalmente se considera debería partirse de un fuerte vínculo entre la manera en que se enseña aprender y la arquitectura que sirve de medio para el aprendizaje y, sobre todo, un escenario de contacto social, fundamental en la construcción de ciudad y ciudadanía.

Copyright © 2011. REVISTA ESCALA. Todos los derechos reservados.Arriba